Sin lugar a duda, el objetivo de una desintoxicación es limpiar el cuerpo de sustancias nocivas, a menudo llamadas toxinas, generalmente a través de algún tipo de dieta altamente restrictiva (con un posible condimento de suplementos). En general, los alimentos se limitan a jugos de frutas y verduras u otras bebidas. Algunas limpiezas están dirigidas a órganos específicos, mientras que otras pretenden purificarte de pies a cabeza.

Estas dietas prometen ‘eliminar toxinas dañinas’ y básicamente curar lo que te aqueja. Sin embargo, las dietas de desintoxicación no están respaldadas por mecanismos toxicológicos ni por pruebas de ensayos, y en ocasiones pueden ser peligrosas.

Pero ¿Por qué las limpiezas de moda se difunden de boca en boca a pesar de la falta demostrada de beneficios? Una respuesta es: la pérdida rápida de peso. 

En la actualidad, hay poca o ninguna evidencia que investigue los programas comerciales de desintoxicación. La evidencia que existe está llena de problemas metodológicos y sugiere que los posibles beneficios a corto plazo se deben principalmente a la restricción calórica extrema, es decir, reducir de manera considerable la ingesta de calorías y eliminar ciertos nutrientes, en lugar de la desintoxicación.

Esta pérdida de peso temporal lleva a muchas personas a atribuir los beneficios de salud a la limpieza que acaban de completar, lo que podría ser genial, si la perdida de peso significara perdida de grasa.

Lo que no suelen considerar es la evidencia (o la falta de ella) y simplemente notan la pérdida de peso y grasa por comer mucho menos de lo habitual. Por lo tanto, las dietas de desintoxicación y las limpiezas comerciales siguen siendo populares. 

Lo cierto es que, el hígado, los riñones, los pulmones y otros órganos trabajan las 24 horas del día para eliminar sustancias nocivas y excretar los productos de desecho del metabolismo. No necesitan ayuda de las dietas de moda. Los sistemas de desintoxicación del hígado, por ejemplo, se benefician enormemente de comer verduras crucíferas como el brócoli, que proporciona un compuesto que regula al alza los procesos de desintoxicación del hígado. 

Por lo tanto, si no se encuentra a gusto con su composición corporal, normalmente no hay una solución rápida; nutrir su salud es un esfuerzo a largo plazo. 

Entonces, en lugar de hacer una «limpieza de primavera», concéntrese en los hábitos saludables que puede mantener, como comer alimentos nutritivos a diario. Las proteínas abundantes, las verduras de hoja verde y los alimentos repletos de vitaminas no solo son más sabrosos y satisfactorios que una limpieza, también son mucho mejores para usted. 

Además, no vale la pena analizar detalladamente ningún protocolo específico, ya que pronto caerá en desuso cuando otra variante se convierta en la próxima moda. Usted y su economía estarán mejor permitiendo que su sistema de desintoxicación completamente natural se ocupe de las «toxinas», reforzadas por una dieta y un estilo de vida saludable. Y en la remota posibilidad de que realmente se encuentre envenenado, confíe en profesionales médicos, no en limpiezas comerciales.

sí te ha gustado el artículo por favor compártelo en tus redes sociales 🙂

A %d blogueros les gusta esto: