Fisioterapia y corredor ‘novel’

Ya sea por el inicio del año o por objetivos de cara a la primavera (época en la que más carreras populares suele haber), febrero es un mes en el que mucha gente se aventura a empezar a correr. No obstante, ¿está todo el mundo preparado para ello?, ¿es la téctca de carrera utilizada la ideal para que el cuerpo reciba tantos impactos sin verse perjudicado?, ¿existe algún riesgo para la salud de a persona que se inicia en esta actividad?. Quizás poca gente se haga estas preguntas antes de ponerse sus zapatillas y dar los primeros pasos y, por eso, suelen aparecer problemas tras un acto que nos han vendido (y suele ser) tan saludable.

Antes de nada, lo ideal sería realizar una prueba de esfuerzo con el profesional médico correspondiente y evitar sustos innecesarios. Además, podríamos hacer una valoración de parámetros de movilidad y fuerza con un profesional del ejercicio físico, que también nos podría aconsejar a como organizar nuestros días de running. Así, podríamos iniciar un proceso previo y/o paralelo a la carrera y prevenir las lesiones más comunes en esta práctica, como por ejemplo:

  • Fascitis plantar: consiste en una inflamación en la parte inferior del pie que suele causar un pinchazo agudo en el talón.
  • Dolor del tendón de Aquiles debido a sobrecarga o por alteraciones de la pisada o uso de un calzado incorrecto. Se aconseja valoración con el podólogo.
  • Periostitis tibial: consiste en una inflamación del periostio (membrana que recubre y nutre el hueso) de la tibia. Las causas principales son las mismas que en la tendinopatía del tendón de Aquiles que se han mencionado en el punto anterior.
  • Síndrome de la cintilla iliotibial: esta es un tejido fibroso que va por la parte externa del muslo desde la cadera a la rodilla y suele causar dolor intenso en esta última debido al roce que se produce entre esta y el fémur.

Si has leído tarde este post y ya has padecido alguna de estas lesiones, lo ideal es que acudas a un profesional de la fisioterapia. Este te ayudará a paliar las molestias y a potenciar el proceso regenerativo de la estructura dañada, bien por terapia manual o mediante ejercicios más activos de corrección posturas previos al proceso de readaptración con el profesional del ejercicio.

En Wellfit, contamos con profesionales cualificados para ayudarte a tratar estos posibles dolores y para  para poder garantizarte alcanzar tus objetivos de una manera lógica y segura.